sábado, octubre 21, 2006

Partidos Míticos (I)

Corría la temporada 97-98 si mal no recuerdo y llevaba años formandose una de las mejores canteras que ha dado nuestro baloncesto, los nacidos en el año 1982. Lo cierto es que en nuestra población, con una pasión futbolera tan fuerte y un nivel de decrecimiento en cuanto a los nacimientos desde hacía unos años, poder presagiar que tantos chavales se dedicasen al basket era harto complicado. Sergio "Tramus", Salva Zafont, Miguel Ángel Huevo, Luis Lozano... y llegando por detrás gente de mucha clase como Adrián García o Agustín Lozano. Pues bien, el partido del que vamos a hablaros hoy tuvo lugar en el Salón Socio-Cultural de Altura (le llamaremos Templo a partir de ahora). Venía a Altura uno de nuestros rivales históricos por aquellas fechas desde hacía años, el Benicarló, invicto hasta la fecha. El resultado en la ida, jugado con muchas bajas importantes por nuestro lado (121-27) hizo que ninguno de los que allí pudimos estar olvidásemos jamás esos números; se trata de la derrota más humillante que ha sufrido jamás en sus carnes un servidor, y lo cierto es que en el ambiente general previo al partido, todo hacía presagiar que el Templo sería una olla a presión absoluta. Y de hecho, así fue, se presentó el Benicarló con sus doce jugadores y todo su cuerpo técnico allí. Invictos... hasta ese día. Tengo que reconocer que no recuerdo en exceso el partido, ya hace algunos años, lo único que recuerdo fue que hice uno de los mejores partidos que recuerdo y que anoté 24 puntos (algo impensable para mi pues en aquella época era mucho más limitado). Tengo un flash en la mente tras anotar una canasta con mis amigos aplaudiendo a rabiar en la banda... lo cierto es que fue inolvidable. Creo recordar que el resultado final fue 57-51 aunque no lo recuerdo exactamente y que incluso la prensa de Castelló se hizo eco de la noticia haciéndonos un reportaje la semana siguiente (Prometo colgar escaneos de esas noticias que guardo en casa religiosamente)

Luis M. Lozano - CB Altura

5 comentarios:

Bernardo dijo...

Sobre este partido hay un secretillo que pocos sabemos en Altura ( no te lo puedes ni imaginar), Luis, y que si me lo recuerdas ya te lo contaré en privado.
Sí que fue un partidazo. Los de Benicarló ni se lo creían, pero es que el equipo que fuimos allí no tenía nada que ver con el de aquí. Creo que sólo éramos siete allí y no fueron Salvador ni Tramus por diferentes motivos.
Recuerdo un partido contra la Pobla de Vallbona de junior primera de ese mismo año, que allí perdimos por 30 ó 40 y aquí ganamos gracias al refuerzo de los cadetes. El entrenador no paró de abroncar a sus jugadores.

binelli dijo...

si no recuerdo mal aquel partido fue una irrupcion de dikembe mutombo mopolondo mukamba jean jaques wanmutombo, tambien conocido como el cañas, que realizo dos tapones con un par de saltos verticales que la gente y sobre todo eufff se volvian locos.
si recuerdo mal y no fue ese partido, seguramente fuera el siguiente que nos enfrento a ellos un par de meses despues con motivo de la copa federacion(el que todos recordamos por la pequeña reyerta que se produjo en el mismo) partido que el resultado fue similar con victoria para los nuestros.
si me equivoco de partido hacedme memoria y rectificarme.
un saludo.

binelli dijo...

estimado luis espero no te moleste mi puntualizacion.
pero yo creo que en aquella epoca eramos la mejor cantera de la provincia, pues todas las categorias inferiores de el cb ganaban campenatos regionales año tras año pasando por encima de equipos filiales de grandes clubs, de grandes presupuestos, de grandes trabas por parte de la fbcv y con un presupuesto que no llegaba en ocasiones ni para pagar las "colas" que berni nos daba para que fueramos a entrenar.
por eso todavia tiene mas valor.

luismi dijo...

No hay nada que puntualizar, ni muchísimo menos, sino todo lo contrario, darte la razón en lo que dices. Es cierto que nos enfrentamos a ellos en la Copa Federación y creo que ganamos también el partido de casa. Los dos tapones de Cañas, míticos, el Templo casi se venía al suelo. Lo cierto es que aquello tenia un valor que creo que nunca se ha valorado lo suficiente, valga la redundancia, pero pienso que con lo pequeños que éramos nos sentimos los más grandes del mundo en aquellos años.

binelli dijo...

Por aquel entonces teniamos una motivacion , un deseo que era impresionante, aquel equipo era espectacular todo el mundo sabia lo que debia hacer en cada momento, cada uno teniamos un rol en cancha y lo aceptabamos y lo haciamos fenomenal, tienes razon somos pequeños pero fuimos los mas grandes.